El cabello necesita hidratarse con frecuencia y recibir los nutrientes adecuados para mantenerse fuerte y brillante. Las siguientes recomendaciones forman parte de la rutina ideal para un cabello sano:

Hidratación. Es muy importante garantizar hidratación al cabello mediante la aplicación de productos hidratantes. Puedes usar aceite de coco, romero u oliva.

Acondicionador. Proporciona al cabello un increíble brillo, además de facilitar su peinado. Una buena opción consiste en triturar medio aguacate maduro y mezclarlo con una cucharada de aceite de coco. Se aplica por todo el cabello, se deja actuar 10 minutos y se enjuaga.

Evitar la exposición al sol. La exposición prolongada al sol puede causar sequedad, caída y otros problemas capilares.

Vinagre de manzana. Diluye vinagre de manzana a partes iguales con agua y aplícatelo sobre el cabello. Sirve como para prevenir la caspa, eliminar el exceso de grasa, estimular el crecimiento del cabello y acondicionar.

Evitar productos químicos. El uso de tintes, geles y algunos tipos de champús químicos tiene efectos secundarios sobre tu cabello. Sequedad, caída, fragilidad o puntas abiertas son algunos de estos efectos no deseados.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *